El palacio y la Capilla Palatina de Aquisgrán


El palacio y la Capilla Palatina de Aquisgrán.

El establecimiento de la capital imperial en Aquisgrán hacia el 785 representa el final de la corte itinerante. La estación termal romana donde Pipino el Breve tenía su villa real será el lugar escogido por Carlomagno para construir un gran palacio con función de vivienda, representación y culto. Asimismo desde el palacio se organizará la economía, la administración, la jurisdicción, la formación y el ocio. Las obras del palacio empezaron en el 789 y el maestro que se responsabilizó de las mismas, Eudes de Metz, se inspiró en conceptos de la antigüedad adaptados a las necesidades contemporáneas, sin descuidar aspectos simbólicos de gran interés, como el intento de imitar la Jerusalén celeste y la programación de la construcción en base al número 12.

Capilla Palatina Aquisgrán 730x942 El palacio y la Capilla Palatina de Aquisgrán

El palacio y la Capilla Palatina de Aquisgrán

La capilla palatina iniciada en el 789 Aquisgrán, tal vez se inspiraba en el aula palatina de Tréveris, de época constantiniana, y su planta es poligonal. El núcleo central, coronado con cúpula, está rodeado por un deambulatorio anular abovedado y coronado por tribunas. La capilla dibuja un polígono de dieciséis lados por fuera, al paso que los ocho pilares que sostienen la cúpula determinan un octógono; es un modelo perfecto de equilibrio, ya que la cúpula central aparece apoyada sobre ocho grandes arquerías y contrapesada por elementos con categoría de contrafuertes. En esta construcción vemos el arco diafragma típico de este momento, que consiste en un arco o arcos que soportan un trozo de muro. La tribuna deja de ser lugar de reunión de las mujeres, ya que en ella tiene asiento preferente el propio monarca, se constituye en el ejemplo más antiguo de iglesia de corte en Occidente. La disposición general recuerda San Vital y otras construcciones constantinopolitanas y permite plantear la posibilidad que Eudes de Metz fuese asistido por un equipo de operarios  de procedencia italiana. La capilla, estratificada en zonas litúrgicas, posee un palco imperial que estaba comunicado con el palacio mediante una galería de madera. Las columnas y mármoles traídos de Roma y Rávena, así como otros elementos como las puertas de bronce, muestran la inspiración clásica de esta obra, que fue comparada con el templo de Salomón por Alcuino.

1 comentario
Responder